Niños y niñas de Chile participantes de talleres Ojo de Pescado debutan como cineastas en importante festival mexicano La Matatena A.C.

El Festival de Cine Ojo de Pescado, creado en la ciudad de Valparaíso, realiza talleres audiovisuales a lo largo de Chile, gracias al apoyo del Programa de Intermediación Cultural y del Fondo de Fomento Audiovisual del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio. Durante 2017 y lo que va corrido de este año, producto de estos talleres 180 películas fueron realizadas por niños y niñas desde Tarapacá hasta Aysén. A través de ellas, se pudo recoger el sentir de la infancia, dando cuenta de la enorme diversidad geográfica y cultural de la niñez en Chile.

Quince de estos cortometrajes serán estrenados en el 23º Festival Internacional de Cine para Niños (… y no tan Niños) La Matatena A.C., que se realiza en México. El certamen tendrá como invitado de honor el cine infantil chileno, en una excepcional ventana de exhibición que permitirá al público latinoamericano conocer los mensajes que están enviando al mundo, a través del arte cinematográfico, los niños y niñas de Chile. La inédita muestra partirá el miércoles 8 de agosto en el FARO de Milpa Alta, continuando el jueves 9 de agosto en la Cineteca Nacional de Ciudad de México. Además, Ojo de Pescado realizará entre el 31 de julio y 3 de agosto, un taller de cine documental con técnicas mixtas para niñas y niños mexicanos, cuyos resultados se presentarán como parte de la programación del Festival Internacional de Cine para Niños (…y no tan Niños) organizado por La Matatena, A.C.

La presencia del Festival Ojo de Pescado en el certamen azteca es posible gracias a un proyecto ganador del concurso anual de la Dirección de Asuntos Culturales del Ministerio de Relaciones Exteriores (Dirac), cuya directora Maritza Parada señaló que “para la Cancillería, a través de Dirac, es una satisfacción abordar las experiencias, problemáticas y sueños de nuestras niñas y niños a través del quehacer audiovisual. Dirac se ha caracterizado por una actividad estratégica de convenios y alianzas con importantes festivales de cine, sobre todo latinoamericanos, y este caso reviste una particular significación en nuestra misión institucional, visibilizando a un segmento tan importante como es la infancia, que constituye esencialmente nuestro futuro. Nos complace enormemente poder conectar el ámbito cultural en la política exterior con la niñez, pensando en el desarrollo de su potencial creativo”.

Por su parte, la fundadora y directora del Festival Internacional de Cine para Niños (…y no tan Niños) La Matatena, A. C., Liset Cotera indicó que “Ojo de Pescado y La Matatena A.C. somos dos proyectos de cine para niñas y niños en el mismo continente, somos dos buenos hermanos que nos queremos mucho y nos apoyamos. Además de formar públicos, ambos proyectos nos hemos dedicado a promover que la infancia transite de ser un espectador pasivo, a realizar sus propios cortometrajes y que puedan expresarse a través de las imágenes en movimiento”.

Alejandra Fritis Zapata, directora del festival porteño invitado a México, precisó: “Ojo de Pescado nace mirando y aprendiendo de la riquísima experiencia latinoamericana de festivales de cine dedicados a la infancia y de las personas que, contra todas las adversidades, los han sacado adelante por décadas, entre ellos, el festival mexicano de La Matatena, A.C., y su fundadora, Liset Cotera. El año pasado estuvimos en el 22º Festival Internacional de Cine para Niños (y no tan niños…) en Ciudad de México, participando de la competencia de cortometrajes y de una mesa redonda sobre políticas públicas para el audiovisual infantil. Esto dio pie a una gran amistad entre nuestros festivales, que se corona ahora con esta inédita retrospectiva, permitiendo unir a la infancia de Chile y de México por medio del cine”.

Las quince películas chilenas seleccionadas dejan de manifiesto el anhelo de niñas y niños de vivir en un mundo mejor, donde el medioambiente y los animales sean protegidos, donde no exista el bullying o la discriminación y donde su identidad y preocupaciones sean tomadas en cuenta.